epidemia.org.

epidemia.org.

Zika: la amenaza emergente de la selva tropical

Introducción

El virus del Zika es una enfermedad tropical que ha sido descrita por primera vez en Uganda en 1947. Desde entonces, se han reportado brotes de Zika en África, Asia y en las Américas. En 2015 y 2016, se ha detectado un gran número de casos de Zika en América Latina y el Caribe, lo que ha llevado a la Organización Mundial de la Salud a declarar una emergencia de salud pública global. En este artículo, exploraremos los detalles del virus del Zika, su transmisión, síntomas, prevención y tratamiento.

¿Qué es el virus del Zika?

El virus del Zika es un virus transmitido por mosquitos Aedes, que también son responsables de la transmisión del dengue, el chikungunya y la fiebre amarilla. El virus del Zika es miembro de la familia Flaviviridae, que incluye virus como el dengue, el virus del Nilo Occidental y la fiebre del Nilo Occidental. Los síntomas del virus del Zika incluyen fiebre, erupciones cutáneas, dolores musculares y de cabeza y conjuntivitis.

Transmisión del virus del Zika

El principal medio de transmisión del virus del Zika es a través de la picadura de mosquitos Aedes infectados. El virus también puede transmitirse entre personas a través del contacto sexual, transfusiones de sangre y transmisión de la madre al feto durante el embarazo. Se ha demostrado que el virus del Zika puede vivir en el semen humano durante largos períodos de tiempo, aumentando el riesgo de transmisión sexual. Sin embargo, aún se desconoce si la transmisión sexual es una forma común de propagación del virus.

Síntomas del virus del Zika

Los síntomas del virus del Zika pueden ser similares a los de otras enfermedades transmitidas por mosquitos, como el dengue y la fiebre chikungunya. El período de incubación del virus del Zika es de aproximadamente 3-14 días y los síntomas pueden durar hasta una semana. Los síntomas comunes incluyen fiebre, exantema maculopapular, conjuntivitis, dolores musculares y de cabeza.

Prevención del virus del Zika

La prevención del virus del Zika se enfoca en reducir la exposición a los mosquitos y prevenir la transmisión sexual. Es importante usar ropas que cubran la mayor parte del cuerpo, usar repelente de mosquitos y dormir bajo mosquiteros. También debe vaciar cualquier tipo de contenedor con agua estancada y utilizar espirales o tabletas repelentes en lugares cerrados. En cuanto a la transmisión sexual, debe evitarse las relaciones sexuales sin protección con parejas que vivan en zonas de riesgo o hayan viajado a estos lugares en el último mes. Además, debe evitarse dejar recipientes con agua estancada en sus alrededores y usar preservativos durante al menos 6 meses después de regresar de estas zonas.

Tratamiento del virus del Zika

Actualmente no existe una vacuna o tratamiento específico para el virus del Zika. El tratamiento se enfoca en aliviar los síntomas. Los pacientes con virus del Zika deben descansar, beber suficiente agua y tomar medicamentos para reducir la fiebre y el dolor. Además, deben evitar el contacto con otros mosquitos para prevenir la transmisión del virus a otras personas.

Impacto del virus del Zika en la salud pública

El virus del Zika ha tenido un gran impacto en la salud pública en América Latina y el Caribe. Algunas de las principales complicaciones incluyen la microcefalia en los recién nacidos y la aparición de síndrome de Guillain-Barré, que puede producir discapacidad temporal o permanente. El síndrome de Guillain-Barré es una grave enfermedad autoinmune que afecta el sistema nervioso. También se ha demostrado que el virus puede afectar la fertilidad masculina y resultar en anomalías oculares en los recién nacidos.

Conclusiones

El virus del Zika continúa siendo una amenaza emergente en las zonas tropicales y subtropicales del mundo. La prevención y el tratamiento son esenciales para controlar la propagación del virus. Es importante que se realicen investigaciones adicionales para entender mejor la biología del virus y su impacto en la salud pública.