epidemia.org.

epidemia.org.

La vigilancia de enfermedades emergentes debe ser una prioridad global

La vigilancia de enfermedades emergentes debe ser una prioridad global

En los últimos años, hemos sido testigos del surgimiento de numerosas enfermedades que han desafiado a la salud pública mundial. El ébola, el zika, el MERS, la gripe aviar y el covid-19 son solo algunos ejemplos de enfermedades emergentes que han afectado a poblaciones enteras y han puesto a prueba los sistemas de salud en todo el mundo.

Como epidemiólogo experto, es mi deber enfatizar la importancia de la vigilancia de enfermedades emergentes como una prioridad global. Esta vigilancia debe ser integral y basada en la ciencia para anticiparnos a los brotes inesperados y limitar su propagación.

La vigilancia de enfermedades emergentes implica la monitorización constante de enfermedades nuevas o que están presentes en una región, pero que pueden propagarse rápidamente a otras áreas o incluso a nivel mundial. Esta vigilancia debe ser multidimensional y abarcar aspectos como la epidemiología, la genómica, la virología y la ecología.

La epidemiología es una disciplina esencial en la vigilancia de enfermedades emergentes ya que permite caracterizar la magnitud y el patrón de la enfermedad, así como identificar los factores de riesgo de la transmisión. La creación de sistemas de vigilancia activa y pasiva puede recopilar los datos necesarios para identificar brotes o picos epidémicos.

La una vigilancia basada en la genómica también es esencial para seguir las mutaciones del virus y rastrear su propagación. La información genética proporcionada también puede ser útil para diseñar y desarrollar herramientas de diagnóstico y terapéuticas específicas.

La vigilancia de enfermedades emergentes también debe abarcar la virología, entendiendo que una enfermedad emergente puede ser causada por cualquier tipo de agente infeccioso como bacterias, virus, hongos, y otros. La virología nos permite entender el ciclo de vida de un virus, su patogenicidad y la respuesta de los huéspedes.

La ecología es clave en la vigilancia de enfermedades emergentes ya que muchos patógenos emergentes tienen un origen animal. La aparición de enfermedades zoonóticas plantea una amenaza importante para la salud humana, ya que la transmisión puede ocurrir por medio del contacto directo con animales infectados, productos de origen animal o sus fluidos corporales.

La vigilancia de enfermedades emergentes también debe ser interdisciplinaria para alcanzar una comprensión completa de la enfermedad y su propagación. La vigilancia debe involucrar a expertos en epidemiología, virología, genómica, ecología, clínica y microbiología.

Para una vigilancia adecuada, se necesita una financiación adecuada y sistemas de salud bien estructurados, capacitados y adecuados. Los sistemas de salud deben estar preparados para detectar y responder enérgicamente a los brotes, incluyendo la identificación temprana de casos y el aislamiento de los pacientes infectados.

La vigilancia de enfermedades emergentes no solo debe estar impulsada por cuestiones de salud, sino también por cuestiones socioeconómicas. Las enfermedades emergentes pueden tener un impacto significativo en la economía y el comercio, lo que puede dificultar la identificación y respuesta a brotes.

En lugar de centrarse únicamente en soluciones reactivas como la creación de vacunas o tratamientos, la vigilancia de enfermedades emergentes debe centrarse en la prevención y anticipación de brotes. Esto puede incluir un monitoreo constante de los virus y su propagación, así como la creación de medidas sanitarias efectivas para limitar la propagación.

En conclusión, la vigilancia de enfermedades emergentes debe ser una prioridad global. Los sistemas de vigilancia deben ser multidisciplinarios, integrales y basados ​​en la ciencia, y deben estar respaldados por sistemas de salud fuertes y financiación adecuada. Esta vigilancia debería enfocarse en la prevención y anticipación de brotes para reducir el impacto en la salud pública y los costos socioeconómicos.